IV Domingo de Pascua

IV Domingo de Pascua

Lun, 02 May 22 Lectio Divina - Año C

Invocación al Espíritu Santo
“Espíritu Santo, ilumina nuestro entendimiento, para que al leer y meditar la Sagrada Escritura, sintamos la presencia de Dios Padre que se manifiesta a través de tu Palabra"
Abre nuestro corazón para darnos cuenta del querer de Dios y la manera de hacerlo realidad en nuestras acciones de cada día. Instrúyenos en tus sendas para que, teniendo en cuenta tu Palabra, seamos signos de tu presencia en el mundo. Amén.

27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, 28 y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. 29 Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. 30 Yo y el Padre uno somos.

Jesús se presenta como el Pastor según el corazón de Dios, como aquel que fue anunciado por los profetas. Él conoce íntimamente al Padre y transmite este conocimiento a los suyos, por eso Él es la “Puerta”, el mediador, el que realmente conoce a sus ovejas “ Mis ovejas escuchan mi voz”; yo las conozco y ellas me siguen”
Jesús define a sus ovejas con dos características: escuchar su voz y seguirle.
Este corto evangelio, apenas cuatro versículos, nos está invitando a que hagamos un particular examen de conciencia: ¿Cuándo y cómo escuchamos la voz del Señor? ¿Cómo seguimos en nuestra vida a Jesús? En que se nota?
Las ovejas de Jesús, escuchan su voz. No se trata solo de una escucha externa, sino de una escucha atenta, hasta la escucha obediente (10,16-17)
En el discurso del Buen Pastor esta escucha expresa la confianza y la unión de las ovejas al Pastor (10,4). He aquí que se establece una relación íntima entre Jesús y las ovejas” Yo las conozco” no se trata de un conocimiento intelectual; en el sentido bíblico, “conocer a alguien, significa tener una relación personal con él, vivir en comunión con Él.

MEDITACIÓN: Que me dice el Señor en el texto?
En virtud de este conocimiento de amor, el Pastor invita a los suyos a seguirlo (10,4-14) con un espíritu de donación.
Contemplando este pasaje del evangelio, podemos entender el tipo de relación que Jesús tenía con sus discípulos: una relación basada en la ternura, en el amor, la comprensión mutua y en la promesa de un don incomparable: “Yo he venido para que las ovejas tengan Vida y la tengan en abundancia” Esta relación es el modelo de las relaciones entre los cristianos y todas las relaciones humanas (Papa Francisco)
Solo el Resucitado es el verdadero Pastor, que nos da la vida en abundancia. Animo a todos a confiar en el Señor que nos guía. Pero no solo nos guía, nos acompaña, camina con nosotros. “No perecerán jamás y nadie las arrebatará de mi mano”. Tampoco nosotros “pereceremos” y nadie nos podrá “arrebatar” de la presencia de Cristo, quien protege nuestra vida. Es esto lo que fundamenta y motiva nuestra seguridad cotidiana. (Papa Francisco)
El fundamento de esta seguridad está en descubrir cada día la identidad divina de este Pastor como guía de nuestra vida. “Sepan que el Señor es Dios, que Él nos hizo y somos suyos, su pueblo y ovejas de su rebaño” (Sal. 99)
Preguntas para la reflexión:
Somos personas inmersas en la escucha de Dios? Hay espacios en nuestra vida diaria de manera particular para la escucha de su Palabra?
Tu seguimiento a Jesús es continuo, aun cuando en el horizonte aparece la pesadilla de otras voces e ideologías que tratan de separarte de la comunión con Dios?

CONTEMPLACIÓN: Como reflejo en mi vida lo que me dice Dios en el texto?
El hombre que ha escuchado y conocido a Dios “sigue a Cristo como único guía de su vida.
Jesús es muy claro, dice: “mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco; ellas me siguen y Yo les doy la vida eterna” Jesús no fuerza a nadie. Él solamente llama. La decisión de seguirle depende de cada uno de nosotros. Solo si le escuchamos y le seguimos, establecemos con Jesús esa relación que lleva a la vida eterna.
Nada hay tan decisivo para ser cristiano como tomar la decisión de vivir como seguidores de Jesús. El gran riesgo de los cristianos ha sido siempre pretender serlo, sin seguir a Jesús. De hecho, muchos de los que se han ido alejando de nuestras comunidades son personas, que nunca se han tomado en serio la decisión de vivir siguiendo sus pasos

ACCIÓN. A que me comprometo?
El pastor que se parece a Jesús, solo piensa en sus ovejas, no huye ante los problemas, no las abandona, está junto a ellas, las defiende, se desvive por ellas, expone su vida buscando su bien. Como dice el Papa Francisco “Huele a oveja” . Tú también puedes ser buen pastor para otras personas.
La llamada a seguir a Jesús es a la vez emocionante y desafiante. Para que se realice es necesario siempre entrar en una profunda amistad con el Señor para vivir de Él y par Él. 8Papa Francisco

Oremos por las vocaciones para que el Dueños de la mies mande muchos y santos sacerdotes: buenos pastores, como Jesús, el “Buen Pastor que da la vida por sus ovejas.”
Oremos por los jóvenes para que sientan la voz del Señor que tiene siempre el riesgo de ser sofocada por tantas otras voces.
Finalicemos este momento de reflexión con la siguiente oración:
Jesús Buen Pastor, queremos seguir tus pasos, danos tu Espíritu, para aprender a vivir en tu seguimiento con misericordia. Queremos compartir tu sueño de construir un mundo más justo, donde exista igualdad y una fraternidad auténtica, donde haya pan y trabajo para todos y la libertad y la generosidad ilumine a todos los corazones.
Danos tu Espíritu, Jesús Buen Pastor, para perseverar en la búsqueda de la verdad y la justicia y así construir un Reino de paz y de bondad para todos.