XIV Domingo del Tiempo Ordinario

XIV Domingo del Tiempo Ordinario

Lun, 28 Jun 21 Lectio Divina - Año B

Aunque no se dice específicamente a qué lugar fue Jesús, los versículos siguientes hacen evidente que se trata de Nazaret, el hogar de su infancia, donde él había trabajado como carpintero y en donde todavía vivía su familia. 
¿Cuál fue el propósito de su visita a Nazaret? Tal vez deseaba pasar un tiempo con su madre y sus hermanos. Recordemos que un tiempo atrás, ellos le habían visitado en Cafarnaum preocupados por él (Mc 3, 20-21) (Mc 3, 31-35). O quizá estaba huyendo de la fama, en cuyo caso, ya sabía que Nazaret era el sitio ideal, como finalmente veremos.
Marcos nos dice que Jesús iba acompañado por sus discípulos, es decir, iba como un rabino, así que cuando llegó a la sinagoga, le invitaron a tener la enseñanza de la Palabra. Y como en ocasiones anteriores, los asistentes quedaron asombrados, sin poder negar la sabiduría de su enseñanza, ni el poder de sus milagros (Mc 1,21-28). Pero curiosamente, lejos de producir en ellos la fe, el evangelista nos dice que "se escandalizaban de él". ¡Con cuanta facilidad el hombre se vuelve irracional cuando se trata de la fe!

La pregunta de la gente de Nazaret: "¿De dónde tiene éste estas cosas?". Ninguno de ellos, a pesar de no creer en él, se atrevía a negar ni su sabiduría ni su poder. Pero este asunto requería alguna explicación, porque ni su sabiduría ni su poder eran "normales". ¿Qué dirían acerca de esto? ¿De dónde procedían?
Ellos pensaron que los había tenido que recibir de alguna parte: "¿de dónde tiene...?". Dedujeron rápidamente que no era algo que le había venido por medio de su familia. Ellos le conocían bien; había sido el carpintero de Nazaret por mucho tiempo, y su familia seguía viviendo allí. Eran gente sencilla, como nosotros diríamos: "del pueblo de toda la vida". Además sabían bien que Jesús no había salido de allí a estudiar con los grandes maestros de Jerusalén, seguramente porque la familia tampoco tenía recursos para ello. Así que, descartaron inmediatamente que éste fuera el cauce por el que Jesús había recibido tanto la sabiduría como el poder que les dejaba asombrados a todos.

“Hijo de María"
Es extraño que se refieran a Jesús de esta manera, cuando lo normal habría sido mencionar a su padre José. Este detalle puede indicar que José había muerto hacía tiempo.
Como ya hemos señalado, sus paisanos judíos le estaban menospreciando. Para ellos era simplemente el carpintero de Nazaret, y para sus líderes religiosos, un endemoniado poseído por Belcebú (Mc 3,22). Esta táctica del diablo es bien conocida: primero ridiculizarle y despreciarle para después quitarle valor a todo lo que había dicho y hecho entre ellos. Pero esto es un engaño de Satanás que no cambia la verdad de las cosas.
Fue en este contexto que Jesús hizo esta afirmación: “Nadie es profeta en su tierra"

Meditatio
Nos preguntamos también cuánto tuvo que costarle a Jesús predicar en ese ambiente y cómo limitó el fruto de su palabra. Aun en nuestros días, cuando la atmósfera es de expectación, aun el esfuerzo más modesto puede inflamar a las almas, pero en un ambiente de frialdad crítica o de indiferencia, aun la palabra más llena del Espíritu cae en tierra sin producir nada en las vidas de los que escuchan.
Cuántos de nosotros con nuestras acciones y obras, rechazamos rotundamente el amor, la misericordia y la paz que provienen del Maestro. Dentro de las comunidades parroquiales hay muchas personas que tratan de llevar una vida conforme al Evangelio, pero muchas otras contradicen sus acciones, simplemente por el hecho de conocer su pasado o historia de vida.

Contemplatio
¿Qué importancia le doy a la Palabra?
¿Es ella la brújula en mi toma de decisiones?
¿Es mi fortaleza cuando aparecen las contrariedades?

Oratio
Ayúdame Señor a buscarte en la lectura atenta y fervorosa de la Sagrada Escritura, libro vivo donde puedo aprender a conocerte, amarte y seguirte, que todas mis obras y acciones sean encaminadas a agradar y bendecir siempre tu nombre. Amén.