¿Qué es la Pascua?

¿Qué es la Pascua?

Jue, 28 Mar 24 Formación litúrgica

A la pregunta: ¿qué es la Pascua? podemos responder muy sencillamente: para nosotros, los cristianos, es el momento en que celebramos la resurrección de Jesús.
Pero profundicemos un poco más.
Heredamos la palabra PASCUA de nuestros hermanos mayores, los hebreos; para ellos es la cena ritual en la que, recordando su liberación de la esclavitud en Egipto descrita en el libro del Éxodo, comen la cena de cordero y pan ácimo, alabando al Señor con salmos y oraciones. El nombre de la Pascua (פסח) significa 'paso', porque conmemora tanto el paso del Señor por en medio de las casas de los hebreos para salvar a sus primogénitos (mientras los de los egipcios morían fulminados) como el paso por el Mar Rojo y la posterior entrega de la Ley, que sancionaba el camino de la esclavitud a la libertad.
Jesús, como buen judío, celebraba la Pascua todos los años, pero antes de su regreso al Padre dio un nuevo significado a este acontecimiento. Ahora la Pascua es Cristo mismo: Él es el Cordero pascual que con su muerte y resurrección ofreció el sacrificio definitivo en la cruz y estableció la nueva alianza, la reconciliación de Dios con la humanidad, dando origen a una nueva comunidad, la Iglesia.
A mediados del siglo II, las comunidades cristianas, además de celebrar la Pascua semanal el primer día de la semana (domingo), se reunían en nombre del Señor para escuchar su Palabra y partir el pan, empezaron a celebrar también la solemne fiesta anual de la Pascua en el momento de la resurrección, convirtiéndola en la fiesta más importante del cristianismo.
Pero, ¿por qué la Pascua no se celebra siempre en la misma fecha? Tiene mucho que ver con la luna, ya que en el siglo IV, durante el Concilio de Nicea (325), se estableció que la Pascua se celebraría el domingo siguiente a la luna llena de primavera; por tanto, podía caer entre el 22 de marzo y el 25 de abril.
El tiempo litúrgico de Pascua comienza el Domingo de Resurrección y se prolonga durante una semana con la octava de Pascua (como si fuera un domingo de una semana): se canta el Gloria, se puede leer la Secuencia Pascual, se reza el doble Aleluya... La fiesta de la resurrección se prolonga otras seis semanas, hasta el domingo de Pentecostés.
Es importante comprender por qué el día en que termina la Pascua es en "Pentecostés", es decir, 50 días después de la solemnidad de Pascua... También hay que pensar en el número 7, que en la Escritura siempre se ha identificado con el significado de plenitud o totalidad: 7 son los días en los que se realizó la creación por parte de Dios, que termina en el sábado; el octavo día se identifica con la resurrección y también con la nueva creación. Por tanto, la Pascua son 7 semanas (7x7), y la plenitud llega en Pentecostés, el día 50, mediante la efusión del Espíritu Santo.
También hay elementos significativos en las celebraciones de Pascua que no deben pasarse por alto:

1) El color litúrgico es el blanco, que recuerda la alegría y la pureza derivadas de la fe en el Resucitado.
2) En todas las celebraciones de los cincuenta días está presente y encendido el Cirio Pascual, símbolo de la luz de Cristo Resucitado que vence las tinieblas de la muerte y del mal.
3) En las celebraciones dominicales, el rito de la aspersión con agua bendita, en recuerdo del Bautismo, puede sustituir al acto penitencial.
4)

también con la nueva creación. Por tanto, la Pascua son 7 semanas (7x7), y la plenitud llega en Pentecostés, el día 50, mediante la efusión del Espíritu Santo.También hay elementos significativos en las celebraciones de Pascua que no deben pasarse por alto:

1) El color litúrgico es el blanco, que recuerda la alegría y la pureza derivadas de la fe en el Resucitado.
2) En todas las celebraciones de los cincuenta días está presente y encendido el Cirio Pascual, símbolo de la luz de Cristo Resucitado que vence las tinieblas de la muerte y del mal.
3) En las celebraciones dominicales, el rito de la aspersión con agua bendita, en recuerdo del Bautismo, puede sustituir al acto penitencial.
4) El Aleluya vuelve a cantarse después de la abstención cuaresmal; el versículo del salmo responsorial también puede sustituirse por "aleluya".
5) Las flores vuelven a ser visibles después de una austera Cuaresma, indicando la alegre participación de la naturaleza en el renacimiento que trae la resurrección.

Original: Oscar Valado (elcientoporuno.blogspot.com)

después de la abstención cuaresmal; el versículo del salmo responsorial también puede sustituirse por "aleluya".
5) Las flores vuelven a ser visibles después de una austera Cuaresma, indicando la alegre participación de la naturaleza en el renacimiento que trae la resurrección.

Original: Oscar Valado (elcientoporuno.blogspot.com)