El emblema

El emblema de las Hijas de las Iglesia está representado por el Corazón de Jesús, herido y traspasado. Sobre el corazón la cruz y una llama en forma de M, con dos llaves  y la frase: Ex corde scisso Ecclesia Christo jugata nascitur (del Corazón traspasado de Cristo nació la Iglesia, su esposa).

Fue ideado por la fundadora, Madre M. Oliva, y ella misma lo presenta diciendo: "Fue necesario el emblema para nuestras casas, que expresara la esencia de la obra; este indica los tres amores del Sagrado Corazón:

- con la cruz, aceptada con totalidad, su amor al Padre;

- con las llamas marianas, el amor a su Madre;

- con las llaves eclesiales, su amor a nosotros, que somos, con el Papa, la Iglesia. 

Así también escribía M. Oliva, soñando a las Hijas de la Iglesia, todavía no nacidas, en el 1934: "Como brotes de olivo, las Hijas de la Iglesia estarán entorno a la mesa del Señor y lo bendecirán en las Iglesias viviendo sus votos a la presencia de todo el pueblo". Esta misma idea es presentada sea en las Constituciones que en el Directorio: “El Espíritu revela a nuestro espirito que somos hijos de Dios y nos invita a sentarnos entorno a la mesa del Señor como Hijas de la Iglesia, cuerpo de Cristo y Madre nuestra”.

En la liturgia de la fiesta de Corpus Domini, la cuarta antífona de las Vísperas reproduce el verso del Salmo 128 con un bellísimo apéndice: «Las hijas de la Iglesia serán como brotes de olivo entorno a la mesa del Señor». En la liturgia romana de las horas, de la primera semana, en el tercer salmo del domingo, viene repetida la siguiente antífona: "Los hijos de la Iglesia exultan por su Rey. Aleluya".

"El olivo es un árbol mediterráneo por excelencia; cultivado desde tiempos antiguos en la Tierra Santa, simbolicamente significa prosperidad, bendición, vida pacífica. A partir de la «noticia con el ramo de olivo» que la paloma trajo a Noé para significar el final del diluvio (Gn 8,11), hasta «los dos olivos» que en el Apocalipsis (11,4) representan a dos testimonios de Dios encargados de «profetizar» por todo el tiempo de la persecución contra la Iglesia, la Biblia nos recuerda: “los árboles se pusieron en camino para buscar un rey a quien ungir. Dijeron al olivo: Sé tu nuestro Rey (Jue 9,8). Para indicar sus frutos de gracia y de gloria, la Sabiduría de Dios se asemeja a un bellísimo olivo que brota en el altiplano (Sir 24,14); el testo está aplicado en la liturgia a la Madre de Jesús. Y no podemos no recordar con profunda emoción los ramos de olivo agitados por tanta gente en Jerusalén para acoger a Jesús, Rey pacifico, y los olivos testimonios de su oración en su dolorosísima agonía”.

Así escribía Mons. S. Garofalo en la presentación del texto: "Como brotes de olivo: "El texto poético de la Biblia está tomado del salmo 128, el cual, describe una familia ideal, contemplada en la luz y en el calor de la fe; habla del hombre «bienaventurado» que camina en el camino de Dios: «Tus hijos como brotes de olivo entorno a tu mesa».

(cf Salvatore Garofalo, "Como un brote de olivo")

En 2017, después de un largo trabajo de análisis y estudio de las diversas representaciones de los emblemas utilizados anteriormente, se realizó el nuevo logotipo de las Hijas de la Iglesia.

Cookies make it easier for us to provide you with our services. With the usage of our services you permit us to use cookies.
More information Ok