Los escritos

Los escritos de
María Oliva Bonaldo

33 hojitas

Las páginas publicadas en este volumen transmiten el anhelo de M. María Oliva, madre y fundadora de las Hijas de la Iglesia. En ellas, la Bonaldo, ahora convertida con el "nuevo nombre": "del Cuerpo Místico", traza las líneas principales del ser y de la acción de su familia religiosa.

Con una mano maestra, define la fisonomía exacta, que se percibe en la escucha del Espíritu, de la nueva Congregación. Más bien alérgica a las normas jurídicas, incluso cuando enumera los principios y las normas de la vida práctica, sin darse cuenta se abandona a la "unción" del Espíritu, al dejar que El enseñe y guíe. Así, las "hojitas" a menudo se vuelven sabrosas contemplaciones, animadas sustancialmente por la Palabra de Dios.

Parece que en toda la opereta la Madre tiene la determinación de dejar hablar ese Espíritu, que en el pasado lejano, había tenido la maravillosa iniciativa de la nueva Obra; o mejor dicho, que le había comunicado, en la plenitud de los tiempos, el plan de amor que la Trinidad desde la eternidad tenía como regalo para una hora especial en la Iglesia.

«33 hojas» son un gran regalo para toda la Congregación. Constituyen el comentario más calificado a las Constituciones, que dependen esencialmente de este librito. Y, sobre todo, son un retorno a las fuentes de ese Espíritu, cuya recepción es un secreto de fidelidad, de vida, de alegría.

Flor de la Pasión

En este libro Madre María Oliva describe la vida de una persona rica en dones naturales y dones sobrenaturales: Olga Gugelmo.

También se esboza el modelo de vida religiosa al que aspira toda auténtica Hija de la Iglesia. Aquí se mencionan algunos de los rasgos más importantes de ese modelo. Contemplar y actuar; o actuar contemplando: en la vida cotidiana, dentro o fuera del hogar, cada trabajo, incluso el más sencillo, el más humilde, el más insignificante, el más oculto, debe realizarse siempre como el cumplimiento de un deber, como una expresión de amor, como una colaboración con Dios, Creador y Padre, y con Cristo  Redentor.

Y mientras describe la vida de Olga, María Oliva demuestra un susulto de sincera alegría al comprobar que este era el ideal hacia el que su hija tendia siempre

Olga de la Madre de Dios

Olga, en este texto es presentada en los cortos años de su viaje en la tierra; su aventura sigue el recorrido de la vida cotidiana sencilla, el terreno privilegiado en el que cada uno de nosotros debe recorrer el camino de regreso al Padre. Su compromiso de mujer cristiana, ante todo, maestra y apóstol comprometida en la acción católica, se ha realizado en los últimos cinco años de vida en un camino inédito, dentro del naciente Instituto de las Hijas de la Iglesia. Siendo dócil al Espíritu, Olga ha encarnado alegremente el ideal de Hija de la Iglesia por el Bautismo, y también por su consagración religiosa específica, que la ha impulsado a profundizar y vivir más y más conscientemente del don recibido.

Scarica PDF

Magdalena

La vocación, la vida y la muerte particular de Magdalena, ofrecen a la Fundadora, María Oliva, el primer motivo, la razón principal, para presentarla a todo el Instituto -junto con Olga de la Madre de Dios- como el modelo inspirador de su existencia en Iglesia.

En este sentido, no está fuera de lugar decir que, a los ojos de la Fundadora, Magdalena fue quien contribuyó para fortalecer la universalidad ecuménica de la Iglesia en el Instituto de las Hijas de la Iglesia.

Por lo tanto, la semilla ecuménica sembrada por Magdalena atraviesa todo el cuerpo de las Hijas de la Iglesia, convirtiéndose así en una parte integral del código genético del Instituto.

Scarica PDF

Pequeño Sol

Esta pequeña biografía de Emma Moser fue escrita por la Madre María Oliva Bonaldo, Fundadora de las Hijas de la Iglesia, para dar a conocer a una niña, aspirante de la misma Congregación, que ofreció su vida por el Concilio Vaticano II, en respuesta al llamamiento a la oración del Papa Juan XXIII dirijido a todos los niños del mundo.

Respiremos a María

Respiremos a María es una obra de la madurez de Maria Oliva Bonaldo; se puede decir que es la síntesis de cuánto ha sido capaz de comprender y vivir del misterio de Dios y de la Virgen María. Por lo tanto, no estamos frente a una discusión teológica sistemática; se trata de una "contemplación" admirada de lo que el Señor ha logrado en María y empuja a comprometerse en la realización del camino de la plena adhesión a Él, que es la santidad.

Scarica PDF

Cartas a Igino Giordani

Igino Giordani fue novelista, publicista, apologista; María Oliva, religiosa Hija de la Caridad Canosiana, que dirigia los primeros pasos de la Obra que el Señor le había inspirado y que fundó el Instituto de Hijas de la Iglesia, deseaba que también sacerdotes y laicos participaran de su espiritualidad y de su carisma.
Las cartas de M. Oliva a I.Giordani cubren un período de tiempo que va desde 1938 a 1973, con picos de correspondencia densa en 1940-1943. Más tarde se la relación epistolar se hizo menos frecuente, por el traslado de la Madre del Véneto a Roma, que favoreció la relación directa.
Las Cartas de M. María Oliv, manifiestan sin reticencias la fuerza de su maternidad espiritual en su expresión más bella, que acompaña y sostiene al hijo espiritual en el camino de la santidad; están llenas de humanidad profunda y dan incandescente testimonio del amor de Dios que se desborda en amor al hombre, llamado a realizar plenamente la vocación cristiana en cada estado de la vida.

Comunión

El Concilio Vaticano II dijo: "La renovación de la vida religiosa que se adapta a las necesidades de los tiempos comporta de la misma vez el retorno constante a las fuentes de toda vida cristiana y a la inspiración primitiva de los Institutos" (Perfectae caritatis, n. 2). Este espíritu, extraído de esas fuentes, tratan las lecciones impartidas por M. María Oliva a las Hermanas durante el ciclo del primer viernes del mes, de octubre a junio de 1972-1973, a excepción de los meses de noviembre y diciembre. Las lecciones fueron transcritas fielmente por cintas magnéticas.
La voz viva de la Madre regresa en ellas; su corazón ardiente se expresa y se entrega, su carisma emerge, en un discurso maternalmente afectuoso y convincente. Todo esto: la voz, el corazón, el carisma, se presenta a la atención asidua y a la meditación responsable de todas las hermanas, porque sean y permanezcan como las pensó y las amaba la Madre: un solo corazón y una sola alma, para responder con fidelidad a su vocación específica y a su consagración personal.

Hijas de la Iglesia

La Madre María Oliva, en los cinco breves capítulos de este trabajo, describe la espiritualidad de las Hijas de la Iglesia bajo un punto de vista particularmente significativo y moderno: el de la participación. Ser parte de una realidad significa participar no como meros espectadores, sino más bien con una participación plena e interior. Es nuestro llamado a estar en la Iglesia como hijas, que comparten la vida de la familia de Dios; compartir sus riquezas, cuidar de sus intereses, significa ser hermanas de Jesús y de todos sus hermanos, de los hombres de todas las generaciones y de todas las naciones.
Esta apertura universal nos induce a respirar profundamente en el mundo de Dios y nos impulsa a dar testimonio, con humildad y libertad interior, del don recibido.

Ut unum sint

Del unum sint de la oración sacerdotal nuestra Congregación ha traido inspiración y vida. La unidad, ser un sólo corazón y una sóla alma, fue la súplica, la aspiración y el compromiso constante de la Madre María Oliva. El libro "Ut unum sint" contiene dos series de lecciones espirituales para las comunidades: la octava de oraciones por la unidad de los cristianos de 1964 y la de 1976. 
En 1964, María Oliva comentó las palabras de Pablo VI a los Obispos, a su regreso de la Peregrinación a Tierra Santa. También desarrolla los pensamientos que ella misma había escrito para el Calendario de Navidad de las Hijas de la Iglesia, que ella llama "nuestro folleto". 
En 1976 sus lecciones comentan el Oremus de la Liturgia del día 18 de Enero: "Inspíranos, oh Dios, el espíritu de tu amor, porque alimentados del único  Pan de Vida, formemos un solo corazón y una sola alma".

La Oración

Es una colección de 11 "Lecciones Espirituales" que María Oliva Bonaldo ofreció a sus hijas sobre el tema de la Oración. Tomando de nuevo las enseñanzas de la Iglesia, les anima así: "Les digo: oren como la Santa Madre Iglesia les enseña. Les enseña a orar como Jesús enseñó y cómo el Espíritu Santo enseñó recientemente, con su Constitución sobre la Liturgia, centralizando todo en el misterio que es la Santa Misa". 
Es la sabiduría y la experiencia de la vida que la Fundadora transmite a sus hijas, que las hacen suyas y tratan de vivirla y proponerla a los fieles.

Comentario a Juan 17

Durante "la Hora Santa" (Adoración eucarística en preparación  del 1er viernes de mes), María Oliva comenta sobre la Oración Sacerdotal de Jesús (año 1964), y dice: “Todas saben que el Señor con esta oración pide tres grandes gracias para los suyos, es decir, para sus predilectos: sus sacerdotes, sus apóstoles misioneros; y para sus amadas apóstoles misioneras. Y las tres grandes gracias después se extienden a todos: a todos los que creen en la palabra del sacerdote: "los que creen en mí por su palabra"; a todos aquellos que creen en la misión del sacerdocio católico. A todos, para todos, el Señor pide estas tres grandes y supremas gracias: la consagración en la verdad.

Comentario sobre el Magnificat

El compromiso para el crecimiento espiritual de sus hijas ha sido un rasgo significativo y constante en la vida de nuestra Fundadora; era un acompañamiento discreto, especialmente en los momentos fuertes de los ejercicios espirituales, durante los cuales, en oración y reflexión, nuestra comunión con el Señor podía consolidarse más. Por lo general, la Madre siguió las instrucciones del predicador y las comentó centrándose en lo que era específico de nuestro carisma.
En el verano de 1972, la salud precaria no le permitió seguir desde cerca este itinerario habitual; pero la enfermedad  no la desanimó, y mientras permanecía en su habitación, en la casa general de Sancta Maria, quería hacer llegar un breve comentario sobre el Magnificat, a  las nueve hijas que se preparaban para los votos perpetuos y a todas las que participaban en el curso de ejercicios espirituales y se encontraban en la casa Domus Aurea.

Comentario a la Constitución del Concilio Vaticano II sobre la Liturgia, "Sacrosanctum Concilium "

El 4 de diciembre de 1963, al finalizar la tercera sesión del Concilio Ecuménico Vaticano II (1962-1965), el Papa Pablo VI (1963-1978) promulgó la Constitución sobre la Sagrada Liturgia. El Concilio fue un evento de gracia para toda la Iglesia, que ha puesto en movimiento nuevas energías adormecidas en el tiempo, pero despertadas por el poder del Espíritu Santo para el crecimiento de una conciencia eclesial cada vez más madura y participada.
Nuestra Fundadora ha seguido las sesiones conciliares con gran atención, con sentimientos de profunda gratitud, porque reconoció en los pronunciamientos de los Padres Conciliares la plena realización de su Inspiración Carismática. En los Documentos promulgados encontró las líneas de su pensamiento: Sentire cum, per e in Ecclesia; entonces ella hizo su síntesis, asumiendo completamente cada contenido.

Comentario a la Constitución del Concilio Vaticano II sobre la Iglesia, "Lumen Gentium"

El título de este trabajo de María Oliva Bonaldo, entregado a las Hijas de la Iglesia el 27 de diciembre de 1965, nos revela el contenido del comentario que Ella quería dejar a sus "hijitas". Después de haber confiado sus breves reflexiones sobre "De Sacra Liturgia ", no puede negarles ahora el comentario a la Constitución dogmática "De Ecclesia "porque siente el deber de nutrirlas con la Gracia Maternal que el Señor le ha dado para ellas.
"El pan -escribe María Oliva en la introducción- no lo brinda la Gran Madre, la Iglesia, bien trabajado y perfumado. Vuestra pequeña Madre  trata de masticarlo para las más incapaces, como hacen todas las madres con sus hijos". Su deseo es que después de haberse alimentado con este "pan de harina", sus hijas "hablen a todos de la amplitud de nuestro Misterio con fervor y ternura" y para esto invoca para ella y sus hijas el don del Espíritu Santo.

La fe desnuda

María Oliva comparte a sus hijas su reflexión sobre la fe de María, mostrándola como un ejemplo para todo itinerario de vida cristiana. Esta exhortación espiritual se hizo el 1 de febrero de1964, comentando una homilía hecha por S. Exc. Mons. Canisio Van Lierde, Vicario de Su Santidad para la Ciudad del Vaticano, con ocasión de la entrega del Crucifijo a un grupo de nuestras hermanas misioneras, el 25 de enero de 1964.
Fue transcrito de la cinta magnética con motivo del Año de la Fe 2013.

Humilde de corazón

María Oliva en este minucioso trabajo, publicado en 1955, lleva al lector a descubrir el tesoro del amor divino encerrado en el segundo libro de "Revelaciones" [Insinuationes divinae pietatis] de Santa Gertrudis de Helfta, monja cisterciense llamada "la Grande "(1256-1302), destacando en particular la humildad, que ha atraído la complacencia del Señor hacia ella.

El secreto es volver

La vivacidad y frescura de la palabra de nuestra Madre Fundadora María Oliva siempre nos sorprende. El folleto contiene algunas instrucciones que dio a las Hermanas, reflexionando sobre la liturgia de los domingos de Cuaresma de 1976 y el Domingo de Ramos de 1969, en el que presenta la humildad y la obediencia de Jesús. Fueron tomados de cintas magnéticas en 1996 y mantienen su estilo coloquial y exhortativo.

Nuestro espíritu

Surgido de la mente y del corazón de nuestra Fundadora, este librito es su último esfuerzo para redactar las Constituciones renovadas de acuerdo con las indicaciones del Concilio Vaticano II. 
Publicado póstumamente en 1977, se ha utilizado ampliamente para la redacción de las mismas Constituciones.

Himno a Cristo Rey

Cuando Pío XI el 11 de diciembre 1925 con la encíclica Quas Primas instituyó la fiesta de Cristo Rey, María Oliva Bonaldo, entonces joven Canosiana, compuso un melodrama: poesía representada, declamada y alternada por el canto y la música. Dividido en cuatro partes, realiza una meditación sapiencial sobre la realeza de Jesús inspirada por las Escrituras y transmitida por la Liturgia y el Magisterio.

Perfil de Juan XXIII

¡Bendito este Papa! Es el breve perfíl que M. María Oliva escribe unos meses después de la muerte de Juan XXIII. Basándose en sus escritos espirituales, resalta y manifiesta las virtudes que lo caracterizaron: humildad, bondad, caridad, piedad, paciencia, castidad angelical, pobreza evangélica, obediencia. También recuerda las reuniones que tuvo con él durante el período en que fue Patriarca de Venecia y durante su Pontificado.

Últimas lecciones a las Junioras

Durante los ejercicios espirituales de sus hijas, M. María Oliva solía agregar instrucciones breves a las meditaciones del sacerdote predicador, para ayudarlas a reflexionar sobre la especificidad de su vocación y misión. Este folleto contiene sus últimas "lecciones", tenidas en Roma del 25 de junio al 4 de julio de 1976, solo 6 días antes de su muerte. Comenta para las más jóvenes la fórmula de los votos y destaca su responsabilidad como "confundadoras".

Capillas viajeras

"Nací del amor y el dolor, como todos los seres vivos, en la bodega de carbón de un pueblo romano, mientras se celebraba la Santa Misa". Con estas palabras, la Madre María Oliva comienza la fascinante historia en la que habla en primera persona la "pequeña capilla viajera", una creación muy original nacida de su ardiente deseo de hacer sentir la presencia de la Iglesia Madre aentre los más pobres y marginados.
Mi historia se realiza en cuatro episodios, cuatro folletos relacionados pero independientes, con textos breves, casi poéticos y enriquecidos con fotos elocuentes. El primero presenta todas las etapas del nacimiento de "Asunta", con la participación de los trabajadores y técnicos en el taller Bianchi de Varese, y sus primeros pasos apostólicos. (Capillas viajeras, n. 1).
El segundo episodio: Mi historia: mis hijos ,nos deja entrar en los suburbios romanos sin iglesias, para celebrar con el pueblo de Dios las principales festividades del año litúrgico con una participación cada vez más intensa. (Capillas viajeras, n. 2). 
En el tercer episodio: Mi historia: tengo una hermana "Asunta" se complace en presentar a su gemela "Inmaculada", nacida para llegar a las periferias de Bolonia (Capillas viajeras, n. 3).
El último episodio: Mi historia: hablo yo "Teresita" la Capilla viajera más pequeña y recien nacida, se dice  destinada a las jóvenes aspirantes Hijas de la Iglesia; esta participa en el itinerario de crecimiento de las jovenes y las hace participar en sus eventos (Capillas viajeras, n. 4).

Cartas de María Oliva Bonaldo a Mons. Ciro Scotti

 Las cartas de la Madre María Oliva Bonaldo (1893-1976) a d. Ciro Scotti (1883-1943) son un documento extraordinario del incontenible y firme impulso que guió nuestra Fundadora en la realización de la obra, que el  Señor le había inspirado.

Don Ciro Scotti fue un verdadero "hermano del alma" en el camino espiritual de María Oliva, desde la juventud hasta los primeros años de la fundación. Por lo tanto, estas cartas representan un testimonio autobiográfico fundamental, una historia de su maternidad espiritual, una guía importantísima para el conocimiento de ella y de su carisma.