“Maestro: ¿Dónde vives?” (Jn 1,38)

“Maestro: ¿Dónde vives?” (Jn 1,38)

Ven, 06 Nov 20 Iniziative di Pastorale Giovanile

Misión Pastoral Juvenil Vocacional              

Con el lema: “Maestro: ¿Dónde vives?” (Jn 1,38), estuvimos en Urubichá (un pueblo que se encuentra a 360 km de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, su topografía, está compuesta por llanuras intercaladas por lagunas. Tiene una gran riqueza cultural y exuberante vegetación, conservan sus costumbres y tradiciones del pueblo Guarayo). En este lugar fuimos parte de un encuentro de Pastoral Juvenil Vocacional, organizada por el párroco P. Octavio Solíz, de la Orden Franciscana, quien nos acogió y confió la formación de los jóvenes, con el taller: “Somos Iglesia”, pudimos notar el gran entusiasmo de los jóvenes y la apertura de ser protagonistas de esta bella experiencia.

La parroquia “María de los Ángeles”, acogió alrededor de 250 jóvenes pertenecientes a distintas comunidades, en su mayoría jóvenes que se preparan para la confirmación. Como equipo de PJV Delegación Bolivia, propusimos estar una semana antes, para conocer a los jóvenes y sus familias, la zona, la parroquia y sus agentes de pastoral, era la primera vez que llegábamos a este lugar.  Preparamos el material de trabajo, de animación, premios y rosarios,…etc. Así, llegamos a este bello lugar, con guitarra en mano, y mucha ilusión en el corazón,  para compartir la belleza de ser Iglesia, la alegría de ser llamados, y la buena noticia que invita a vivir una vocación plena.

Los días más fuertes fueron del 28 al 30 de octubre, donde vivieron la experiencia de retiro, donde se compartió el valor del respeto al cuerpo, vivir una relación de sana amistad, de soñar el futuro con esperanza y construir un proyecto personal, descubriendo los diferentes estilos de vida cristina.

Miramos con gratitud esta experiencia, que nos ha llevado a encontrarnos con tantos jóvenes,  que nos han compartido sus sueños y deseos de seguir creciendo. Encomendamos al Dueño de la mies, que asista con su Santo Espíritu a estos jóvenes, para que puedan responder a la inquietud del corazón, que clama vida.