Siguiendo las huellas de Madre María Oliva

Siguiendo las huellas de Madre María Oliva

Gio, 16 Nov 23 Formazione Figlie della Chiesa Delegazioni Comunità

Siguiendo las huellas de Madre María Oliva

Con el corazón palpitante de emoción el 25 de octubre iniciamos el recorrido historico por los diferentes lugares de la vida de Madre María Oliva Bonaldo que marcaron el inicio de nuestro Instituto Hijas de la Iglesia.
Uno de nuestros sueños era conocer estos lugares; gracias a Dios y a las diversas comunidades que nos acogieron y nos hicieron sentir como en casa: Santa Maria, Mater Christi, Maria Madre del Pane della Vita, Sancta Dei Genitrix, Mater amabilis, Mater Salvatoris y Mater DIvinae Gratiae, pudimos cumplir este sueño.
Desde Roma llegamos a Mestre, donde Olga nos esperó para acogernos con los brazos abiertos; despues las hermanas nos conduciron a Castelfranco V., cuna de la inspiración del carisma a Madre Maria Oliva, llevandonos despues a Treviso, donde aun se puedne ver a las hermanas que rezan, pobres y que sonrien. Continuamos a Castelnovo, haciendo una pausa en San Alberto para visitar a Magdalena; pasando por Castelnovo saludamos a nuestras hermanas que dieron su vida por el Instituto, por la construccion del Reino y que aun continuan a ofrecer su sufrimiento por la salvación de las almas.
En el santuario de Monte Berico (Vicenza), al pie de la Virgen donde nuestra Madre Santisima nos acogio con una gran sonrisa, oramos por todas las hermanas. Y, para finalizar nuestro viaje, hemos atraversado el bello mar azul llegando a Ischia, lugar de Don Ciro Scotti, amigo y confidente de nuestra Fundadora.
Tambien tuvimos la oportunidad de conocer otros lugares religiosos y turisticos que nuestras hermanas de cada lugar nos llevaron a conocer: las catedral de las diversos lugares, museos, la Iglesia de la Santa Corona, San Angelo y el Castillo de Ischia, con una maravillosa vista del mar.
El estar presentes en estos lugares y hoy atesorando estos bellos recuerdos en el corazón nos hace ser mas conscientes del regalo tan grande de Dios a Madre María Oliva; y que Olga, Magdalena y otras santas hermanas con su sencillez, sufrimiento, luchas, alegrias y colocandose en las manos de Dios dieron su vida por dar a conocer, amar y testinomiar a la Iglesia. Ellas son un ejemplo a seguir para nosotras.
Beena Peter DA y Clara E. Tejerina SJ