Memoria de la Santísima Virgen Dolorosa

Memoria de la Santísima Virgen Dolorosa

Sex., 15 Abr. 22 Vida do Instituto

En el umbral de la Semana Santa, el viernes de la V Semana de Cuaresma, nuestra familia religiosa celebra la Memoria de la Santísima Virgen María de los Dolores, por un privilegio que nos ha sido concedido a petición de nuestra Fundadora, M. María Oliva del Cuerpo Místico, a la Sagrada Congregación para el Culto Divino, pocos días antes de su regreso al Padre. La Virgen María estaba en la Cruz de su hijo, uniéndose a su sacrificio. Y precisamente en esa hora de supremo dolor, Jesús moribundo la convirtió en Madre de todos nosotros: "Mujer, aquí tienes a tu hijo". Desde entonces, y hasta el final de los tiempos, María ESTÁ junto a las innumerables cruces de sus hijos, heridos en el cuerpo y en el espíritu, para sostenerlos en el momento de la prueba y unir su sufrimiento al del Hijo, por la salvación del mundo. .
La contemplación de este misterio ha suscitado una sorprendente respuesta de muchos pintores y escultores, músicos y poetas. El Stabat Mater de Jacopone da Todi, que expresa el deseo ardiente de participar en el dolor del Hijo y de la Madre, entró con razón en la celebración litúrgica del 15 de septiembre, fiesta de Nuestra Señora de los Dolores. Nuestra Fundadora expresó también en versos breves, sencillos pero llenos de amor, su necesidad de compartir la Pasión de Jesús y de la Virgen Madre:

Madre de Jesús del Amor
dame su dolor
dale a mi corazón la herida de Su Corazón.

A mi frente, dona huellas  de su Sagrada Frente ;
a mis manos, aquellos humanos cortes de Sus Manos;
y a mis pies, Mamá, concede los huecos de Sus Pies.

La espada de tu corazón dale a mi corazón.
dame tu dolor,
¡Madre de Jesús del Amor