Alegría inmensa en la familia

Alegría inmensa en la familia

Seg., 05 Fev. 24 Filhas da Igreja Delegações Jovens Comunidades Vida do Instituto

Para nuestra Familia Religiosa, fueron días de inmensa alegría y gratitud a Dios.

El viernes 2 de febrero, en la Capilla de la "Madonnella" - Roma, Sor Maria Fernanda de Jesús Crucificado renovó su profesión religiosa en presencia de Sor Maria Giampiccolo - Vicaria General, Sor Grazia De Palma - Delegada de Italia y muchas hermanas de las varias comunidades de Roma. Una alegría no sólo para la Delegación de Italia, sino también para la Delegación Colombia-Ecuador, de donde llega Sr Maria Fernanda.

La celebración eucarística fue presidida por el P. Renzo Giuliano, párroco de San Marcos Evangelista, y concelebrada por el P. Fernando, capellán de la Basílica. "Entusiasmo" fue la palabra que el P. Renzo dirigió a Sor María Fernanda: entusiasmo al comienzo del camino, entusiasmo en la renovación, entusiasmo que debe alimentar cada día de su vida entregada al Señor en nuestra Familia, para dar a conocer a todos la belleza de la Iglesia.

El sábado 3 de febrero, en la Comunidad de Santa Maria del Silenzio en Ponte Galeria (RM), tuvimos la alegría de compartir con Laura el inicio de su camino de postulantado. Después de un período de aspirantado, durante la celebración de Laudes, sor Maria Giampiccolo entregó a Laura la medalla de Nuestra Señora del Carmen y la Liturgia de las Horas, para estar disponible como María a cumplir la Voluntad de Dios y caminar con la Iglesia, que es madre.

Valiosa fue la presencia del P. Angelo, sacerdote en servicio en San Policarpo, que durante la Celebración Eucarística presidida tras la entrada en el postulantado, recordó a Laura y a cada Hija de la Iglesia presente la importancia de ser "contemplativas y como tales apóstoles": no se puede evangelizar sin permanecer en estrecha relación con Dios.

Damos gracias al Padre porque nos sigue bendiciendo y mirando con ojos de amor, y damos gracias a estas jóvenes que siguen optando por seguirle con generosidad, sirviendo y amando a la Iglesia, en nuestra Familia Religiosa.